Ramón Ayala le entra a la política y ni se imagina de qué manera.

article-image-0