El mitote de que Juan Gabriel vive se ha convertido en un circo de pena ajena

article-image-0