De pena ajena, el presidente Trump vive un espantoso momento que lo convierte en la burla del mundo

article-image-0